sábado, 4 de febrero de 2017

Movistar Inter sufre para vencer a un excelente Aspil Vidal

MOVISTAR 3-1 ASPIL VIDAL RIBERA NAVARRA // Los de Velasco continúan rozando la primera plaza después de imponerse al conjunto navarro, que dejó una excelente imagen a pesar de las numerosas bajas.

Foto: Sandra Santiago -Movistar Inter-
El estreno de una nueva pista azul de la LNFS fue la antesala del séptimo triunfo consecutivo de Movistar Inter en la fase regular de la Primera División del fútbol sala nacional. La victoria, por 3-1, no fue fácil de obtener para los torrejoneros, que vieron como Aspil Vidal Ribera Navarra rozaba la gesta utilizando apenas dos jugadores del banquillo.

Quizás por el parón de las selecciones como principal excusa, pero lo cierto es que a los de Velasco les costó muchísimo cogerle el aire al partido. Comenzó mejor el cuadro de Tudela, que puso a prueba a Herrero en un par de buenas ocasiones.

Poco a poco, Inter fue cogiendo protagonismo y tuvo en Gadeia a su jugador más peligroso. Solo el poste y la gran actuación de Molina evitaron el gol del brasileño.

Al descanso se llegó con 0-0, a pesar de las oportunidades en ambos bandos y de que tanto Inter como Aspil Vidal tuvieran antes del intermedio un lanzamiento de falta sin barrera desde los diez metros. Mínguez se topó con Jesús Herrero y Ricardinho no encontró portería.

Tras el paso por vestuarios, Movistar Inter mejoró ante un Ribera Navarra que con el paso de los minutos iría notando la fatiga de afrontar un duelo de tal intensidad con tantas bajas. Aprovechando la primera oleada, Taffy establecía el 1-0 en el marcador cuanto apenas no se había alcanzado el minuto dos del segundo período.

Respondió de manera excelente el conjunto de Pato, que igualó por mediación de Luisma -golazo- cuatro minutos más tarde. De nuevo, el choque estaba igualado en el marcador e Inter veía como Molina iba creciendo en portería para acabar cuajando un grandísimo choque.

Después de que se rozara el gol local en varias ocasiones, éste llegó por mediación de Ricardinho que, tras toparse con el meta visitante en primera instancia, logró poner en ventaja a los suyos a falta de siete minutos.

Se vio obligado Pato en los últimos ciento ochenta segundos a jugársela con portero-jugador. El físico no daba para más, el empate estaba ahí y había que arriesgar. Y el premio estuvo de llegar pero Herrero salvo el uno contra uno a Mínguez cuando solamente restaban cinco segundos. Sobre la bocina, Ricardinho se daba el ultimo sprint de la noche para llegar a una bola perdida y poner a puerta vacía el 3-1 definitivo.

David Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada