sábado, 3 de diciembre de 2016

El Jaén retuerce al ElPozo Murcia

ElPozo Murcia 3-3 Jaén Paraíso Interior || El equipo jiennense lleva a los murcianos a su límite para remontar un encuentro de tú a tú, en equidad de fuerzas, vibrante, y el local acaba pidiendo la hora. Fabio, en las postrimerías del partido, salvó un punto para los charcuteros, que se vieron sorprendidos por el ímpetu jiennense y el desgaste colectivo andaluz (fotografía: Pascu Méndez).


Quizá por el cambio de escenario —el Príncipe de Asturias fue el pabellón escogido para la novena jornada, pues el Palacio de los Deportes estaba ocupado por el campeonato nacional de gimnasia rítmica—, ElPozo no terminó de sentirse cómodo en su propia pista. Como si fuera un extranjero. Y el propio forastero, el Jaén Paraíso Interior, pareció ver ese déficit de familiaridad de su rival y atacarle a la yugular en el primer momento de flaqueza, que fue a los tres minutos, cuando Mauricinho cubrió bien una bola y cedió a Mauricio en el segundo palo, con Fabio descolocado. Fue el primer tanto y los andaluces disfrutaban con su juego, descarados, fluidos, dueños del ambiente (con 50 jiennenses en las gradas). Se sentían cómodos e incluso el árbitro obviaría un posible penalti a favor de los charcuteros. Era casi claro, pero pitó el menos claro, cuando a José López le dio el balón en el costado y el colegiado vio mano. Miguelín ajustició y reinó el empate. El balón era murciano, pero el Jaén había tenido las mejores ocasiones.

Pronto estaría de nuevo por delante: un servicio directo de Dídac hacia Mauricinho encontró una obra de arte en el pecho del brasileño y un marco perfecto en la vaselina delicada (y deliciosa) del 10. Superó a Fabio y alabó a su afición. Y viceversa. Los andaluces eran alegría pura y comenzó la defensa de su renta. Un ejercicio colectivo y de desgaste físico que se extendió casi 20 minutos hasta que Cardinal, en el 31, giró su tobillo con clase mundial en un recorte magnífico y igualó el marcador con una puntera dura de izquierda —en la primera parte ya estuvo a punto de embocar una vaselina preciosa—. Subió la moral ElPozo, que había creado un asedio constante en torno a Dídac (con varias paradas de mérito). La inercia del gol consumó la remontada: Miguelín, con un toque sutil a la salida de un córner, depositó (sí, depositó, porque no le pegó) la bola en la escuadra.

Cambió entonces el choque. Los andaluces se vieron obligados a pasarse al ataque de nuevo y hallaron premio pronto. Dani Martín protagonizó una de esas jugadas tan suyas, de recortes cortos, y con la derecha la impulsó hacia dentro. Duda se vio obligado a sacar el portero-jugador para conseguir un mejor resultado y casi le costó la derrota. En primera instancia, un contraataque de los de Dani Rodríguez, bien hilvanado, dejó a Chino en solitario ante Fabio y este, con el pie derecho, la sacó milagrosamente. Más tarde, a puerta vacía, Jordi Campoy casi logra el tanto definitivo desde su propio campo. Pero no se consumó y los murcianos se quedaron con la marca de la soga en el cuello.

El Jaén Paraíso Interior duerme séptimo, con 16 puntos, mientras que los de la Región son cuartos, con 18.

Antonio Pulido Casas@Ninozurich

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada