jueves, 22 de diciembre de 2016

El Jaén obliga al Inter a rumiar la victoria

Jaén Paraíso Interior 0-3 Movistar Inter || Los madrileños debieron de batallar, pelear, sufrir y sudar para despojarse de los andaluces de su lomo. No fue hasta el minuto 35 cuando Borja abrió el marcador y provocó los errores de su adversario. Gran imagen de ambos conjuntos para construir un espectáculo digno y divertido de fútbol sala (fotografías: Pedro Jesús Chaves).


En esta crónica nos saltaremos la introducción porque con el nombre de los equipos y sus posiciones ya estaba todo más que presentado. Incluso con este hándicap, la primera parte superó todas las expectativas en emoción y ocasiones. Se esperaba un detrimento del espectáculo por la ausencia de Ricardinho (amigdalitis), pero eso no fue obstáculo para que La Salobreja, desde el punto de vista de diversión, gozara con las ocasiones de unos y otros sobre la cancha jiennense. Sólo faltó el gol sin que eso evitara que los aficionados llegaran al descanso con una sonrisa.

Pero recapitulemos: en estas fiestas de fraternidad y generosidad hubo regalos para todos. Incluso para los árbitros, que fueron silbados por el público en virtud de varios factores que obligaron a La Salobreja a caldearse, en ocasiones con razón. Sobre la pista al Jaén Paraíso Interior le interesaba la presión que hacía su grada contra los colegiados, como es normal, y se generó un ambiente hostil que también afectó al Movistar Inter. Hubo en los inicios balones rebotados, pies trastabillados y sensación de arenas movedizas. Los primeros avisos los dieron los locales, con un Boyis que poco a poco va acortando pasos hacia un nivel superior: intercepta, protege, corre, da seguridad y, además, dispone de un gran disparo. Suyo fue el que probó a Herrero en el primer lance. Acto seguido, Rafael (por dos veces) y Borja (de puntera) probaron el estado de Dídac. Y pensaron diagnóstico: excepcional.

El portero catalán tiene un gran manejo con los pies, algo que ya sabíamos, lo que le proporciona desahogar al equipo en la salida de balón, improvisar como armador de juego en ocasiones, atencón en las coberturas y una alternativa más en el juego directo. Y para. Muy bien, además. Incluso lideró un contraataque de 3vs2 que Chino, frente a Herrero, envió a las alturas. Solano, con una pisada con la izquierda deliciosa y un remate con la derecha sumó un remate más para los andaluces. El partido era incontrolable, con transiciones ofensivas rápidas y ocasiones para ambos, un pinball que mantenía al espectador con un muelle en el trasero. La entrada de Daniel tranquilizó al Movistar Inter y, en la segunda aparición del brasileño, se inventó una vaselina que impactó en la escuadra interior de Dídac y que Mauricio tuvo que despejar del área como si aquella pelota contagiara la peste.

Era una preciosidad de encuentro, puesto que ambos estaban en las mismas condiciones. O eso parecía si elimináramos los escudos de las camisetas. Ambos eran agresivos y peligrosos, en el lenguaje deportivo, ya que las entradas fueron intensas, pero limpias. El Jaén FS seguía intentándolo: Solano se desembarazó de su rival, filtró un balón interior a Chino y este cedió para Dani Martín, que esperaba en la frontal del área para rematar (flojo) contra Herrero. Unos segundos después, era Ortiz el que construía una volea que rebotaría en Boyis y besaría el larguero. Dos palos para el Inter. Y quinta falta para el Jaén. A 3:19 minutos del intermedio. En ese momento estaríamos entrando en un terreno emocionantísimo.


Mauricinho sería el protagonista. En un contraataque interista, el brasileño, en un acto de inconsciencia, se lanzó hacia Ortiz y provocó la sexta falta (y su tarjeta amarilla correspondiente). El 10 amarillo venía rebotado de una acción anterior en el área madrileña con un rifirrafe con Daniel en el que entendió que este le había cometido penalti. De ahí la virulencia que mostró en el repliegue posterior. Sin embargo, Dídac no permitió que Darlan inaugurara el marcador desde los 10 metros y, en la siguiente jugada, el propio Mauricinho sería el responsable de que Ortiz (mismos protagonistas) viera la segunda tarjeta amarilla a 46 segundos del descanso. Superioridad jiennense tanto al final como al comienzo de las partes. Bien podría haber sido tristeza para los locales si Daniel hubiera afinado más en una última ocasión (última décima) cuando disparó al palo derecho de Dídac. Un milagro antes del descanso, que dejó resoplando a los aficionados.

A la vuelta de los vestuarios, con el Jaén Paraíso Interior con un jugador más, gozaría de las mejores ocasiones: hasta tres posibilidades hubo de que los andaluces anotaran en el segundo palo. Lo desaprovecharon. Incluso Solano, en una acción desde el córner, estrellaría su violento lanzamiento contra la madera. Entró entonces el juego en una especie de batalla mental. Bajó el ritmo y se mantuvo la tensión. El paso de los minutos podría perjudicar a los visitantes, que veían en el contexto un desenlace fatalista si su rival le diera por embocar. Darlan fue el oxígeno que le inspiró: su juego de espalda hizo mucho daño al Jaén, que pocas veces pudo evitar su reverso. Borja comenzaba a encontrar espacios a la espalda de los cierres amarillos y Rafael era un peligro en cualquier acción. De hecho, Mauricio salvó una triangulación casi mortal de los madrileños cuando estaban celebrando el tanto.


Ese gol no llegaría hasta que Borja se encontró un autopase a Chino sin haberlo previsto y, viendo que sólo estaba Dídac para fastidiarle la fiesta, encontró la forma de picarla al palo largo y descargarse cien kilos de encima. Esta vez resopló el Inter, que halló demonios hasta que, en el minuto 35, los despejó todos cuando vio entrar la bola. El Jaén se desesperó a raíz de ese momento y cometió errores. Borja pudo anotar el segundo, pero sería obra de Rivillos, tras robarle el balón a Mauricio, el que fusilaría a Dídac. Antes Dani Rodríguez ya había probado el portero-jugador con Chino, aunque sin efecto, y sería Rivillos, en un robo a Solano, el que cerraría el resultado con el arco desguarnecido.

De esta forma, el Movistar Inter no se aleja del FC Barcelona Lassa (a un punto) y se mantiene en la segunda posición, mientras que el Jaén Paraíso Interior desciende hasta la séptima con una ventaja de cuatro puntos sobre el noveno, el Aspil-Vidal Ribera Navarra. Los torrejoneros, además, ya tienen su billete para la Copa de España de Ciudad Real. Los locales pierden su condición de imbatidos en La Salobreja.

Ficha técnica:
Jaén Paraíso Interior: Dídac; Boyis, Mauricio, Jordi Campoy y Mauricinho —quinteto inicial—; Fabián, Víctor Montes, Dani Martín, Javi Alonso, Chino y Solano.
Movistar Inter: Jesús Herrero; Pola, Darlan, Pazos y Ortiz —quinteto inicial—; Daniel, Rivillos, Bruno Taffy, Borja y Rafael.
Goles: 0-1, min.35, Borja; 0-2, min.38, Rivillos; 0-3, min.39, Rivillos.
Árbitros: Cuesta Sánchez y Peña Gómez (Granada) amonestaron a Mauricinho, Chino, Solano, Pazos y expulsaron, por doble amonestación, a Ortiz y Jordi Campoy.
Incidencias: Partido correspondiente a la duodécima jornada de la Liga Nacional de Fútbol Sala, celebrado en el Pabellón Municipal de La Salobreja ante más de un millar de espectadores.


A Dani Rodríguez no le preocupa la falta de goles


El entrenador del Jaén Paraíso Interior, Dani Rodríguez, valoró el encuentro: "Fue un partido igualado, como queríamos que fuera, donde creo que el resultado fue bastante injusto por lo que se vio en la pista, quizá los tres goles han sido excesivos. Esto es futbol sala y si tú tienes las ocasiones y no matas el partido o te pones por delante, que es fundamental, al final la calidad individual de este equipo te resuelve un partido. Estuvo muy igualado hasta última hora". Cree que uno de los momentos decisivos del partido fue la expulsión de Ortiz, pero hubo más. "Una de las claves pudo haber sido la superioridad. Hemos tenido un par de ocasiones clarísimas, pero durante el partido tuvimos minutos buenísimos con muchas oportunidades que no conseguimos acertar. Lo hablamos en el vestuario: si no se marcaba había que seguir jugando. No creo que haya influido excesivamente en el resultado, pero si nos hubiéramos puesto por delante hubiésemos visto una segunda parte bien diferente", aseguró.

A pesar de acumular 80 minutos sin celebrar un gol, Rodríguez no le afecta demasiado: "No me preocupa. Estamos hablando que contra el Palma y contra el Inter es difícil marcar. Me preocuparía que el equipo no jugara, que no compitiera, que no hiciera las cosas bien, pero cuando te quedas a cero hay que mirar por qué te quedas a cero y cómo está el otra equipo. El Palma no nos hizo gol y el Inter tuvo que esperar hasta los cinco últimos minutos para hacerlo en 4vs4. Se ve que el equipo da pocas ocasiones, aun presionando y arriesgando muchísimo. Nosotros no somos un equipo que especula, sino que vamos a por el partido en todo momento y quizá una de las claves es que atacamos ordenados, con pocas pérdidas de balón y la lástima es que no aprovechemos las nuestras".



Jesús Velasco cree que el Inter jugó el mejor partido de la temporada


El técnico del vigente campeón de Liga, Jesús Velasco, admitió que fue un choque cargado de emociones: "Fue un partido de mucha intensidad, con tensión muy grande, veníamos de una derrota en casa dolorosa y, en caso de perder hoy, nos alejaríamos de la primera posición, que es nuestro objetivo. Creo que jugamos el mejor partido de la temporada. Sabíamos que teníamos que hacer un gran encuentro, porque el Jaén está muy en forma. Los dos equipos presionamos e intentamos incomodar la salida de balón contraria. En ocasiones creo que fuimos superiores, dominamos un poco más. La expulsión de Ortiz fue una de las claves y no consiguieron marcarnos, lo que habría provocado que ellos se metieran atrás porque están bien organizados para ello. Suplimos bien la baja de Ortiz, mantuvimos la intensidad hasta que tuvimos la gran acción del gol de Borja y, a partir de ahí, creo que hemos gestionado muy bien la situación final. Estuvimos serenos y la cabeza en su sitio. Creo que fue una victoria merecida". La Salobreja apretó y aquello influyó en el ambiente del partido. Velasco lo notó. "Siempre tengo preocupación. Es una cancha complicada con el público animando. No es sólo eso, es que creo que el Jaén está en muy buena forma, con buen fútbol sala y defensivamente son poderosos. Tienen un gran portero. O jugábamos un gran partido o no ganábamos ni de largo. Estoy muy contento, sobre todo por la seriedad mostrada, con la baja de Ricardinho o Humberto. El resto han demostrado por qué están en Inter", aseveró.

Desveló, además, las claves de la victoria: "Una de ellas ha sido la paciencia defensiva. No nos echamos encima para intentar robar balón porque ellos tienen una buena salida con el apoyo de los pívots. Quizá eso nos habría deseperado. También la expulsión de Ortiz, que incluso pudimos meter el gol de Daniel. Esas son las dos principales. La tercera es que nos hemos puesto por delante, que era muy importante, a falta de cinco minutos. Ahí tendríamos más opciones para hacerle daño porque ellos se venían arriba". Darlan está siendo una de las piezas más utilizados por la ausencia de pívots en el Inter, por lo que fue una figura principal en el juego de los madrileños: "El problema de Darlan es que ha tenido problemas físicos siempre. Si tenemos suerte y no se lesiona va a demostrar su calidad. Es muy polivalente y puede jugar en todas posiciones, aunque yo creo que donde mejor lo hace es en la posición de pívot. Está teniendo mala suerte con las lesiones". Taffy es otro de sus pívots, pero esta vez no entró en la pista hasta la expulsión de Ortiz. "Tenía en mente meterle, aunque no está al nivel que todos esperábamos. El primer preocupado y que no está contento es él. Yo soy un entrenador que siempre doy minutos a mis jugadores y él los ha tenido, muchísimos. No está tan en forma como otros y no hay problema. Tiene que ganarse los minutos y, en el momento que esté en un buen nivel y demuestre que está por encima de otros compañeros, empezará a jugar más", afirmó.

Ricardinho causó baja por amigdalitis. El portugués anunció semanas atrás que estaría este viernes, 23 de diciembre, en Alkmaar (Países Bajos) para una exhibición con el freestyler y exjugador del Inter Movistar Issy Hitman. Preguntado por si estaba en condiciones para esa cita, Velasco contestó: "No sabía nada. Creo que no debería ir. Yo ahí no mando porque él tiene sus acuerdos con el club. Él ya sabe lo que opino del tema porque lo he hablado con él, pero tiene sus compromisos que hay entender y aceptar. No sé si se va a ir o no, no tengo ni idea, no sabía nada, ya te digo. Me enteraré a ver. Jugar no creo que vaya a jugar porque estaba destrozado, tenía dos pelotas en el cuello, pero a lo mejor debe hacer acto de presencia. Hablaré con el club para que me explique la situación".

Por último, también analizó por qué se fue Gadeia y por qué vuelve a su club: "Es un jugador que rindió muy bien cuando estuvo con nosotros. En esa época el club tenía graves problemas económicos, de hecho hubo que hacer una reestructuración, y no se podía afrontar la alta ficha que tenía. Por eso salió, porque yo creo que tenía varias cosas. No vimos al verdadero jugador que es. Yo espero verlo ahora. El motivo de la vuelta es que es un jugador fuera de serie en su posición y que va a aportar muchísimo en la LNFS y a nosotros.


Antonio Pulido Casas
@Ninozurich

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada