lunes, 12 de septiembre de 2016

La crónica | Vietnam e Italia comparten liderato

Grupo C | Vietnam e Italia comparten liderato

Histórico estreno para Vietnam, que suma su primera victoria en un Mundial de cualquier deporte. El técnico Bruno García firmó una hoja dorada frente a la Guatemala de Tomás de Dios (4-2). Italia, con idéntico resultado, se impuso a una Paraguay con muchísima mordiente.

Foto: FIFA
El Grupo C se asomaba a la competición con un derbi español en los banquillos de Vietnam y Guatemala, corazón dividido para los aficionados hispanos, que no sabían muy bien a quién animar en esta segunda jornada. Italia, que empezó perdiendo al descanso, remontó un partido que se le complicó de manera ridícula.

Vietnam rompe su historia

Bruno García y Tomás de Dios reeditaban un duelo que ya se había vivido durante algún año en los partidos de la Liga Nacional de Fútbol Sala. Aparentemente, el choque anticipaba igualdad, pero jamás se podría imaginar el dinamismo que ofrecería transcurridos los 40 minutos reglamentarios. El verdadero protagonista fue Minh Tri Nguyen, autor de un hat-trick suficiente para lograr el triunfo de su país, pero hasta llegar a ese punto hubo que experimentar una fase de caos y electricidad típico de la alta competición.

Aunque, vayamos por partes, al descanso el marcador (corto, 1-0) era favorable a los vietnamitas gracias a Tri. Wanderley, a poco de volver del descanso, nivelaría la contienda para los guatemaltecos e inauguraría el festival de ocasiones y alternativas para unos y otros. Cuando se rozaba la mitad del segundo acto, de nuevo Tri, en apenas 50 segundos, fue autor de dos tantos más que, supuestamente, daría tranquilidad a Bruno García. Nada más lejos de la realidad. Guatemala recortaría de nuevo un tanto en el marcador gracias a Patrick.

Las taquicardias estaban a punto de llegar en los últimos diez minutos. Las tanganas, que habían aparecido previamente, daban un tinte épico a las acciones. El arquero Dinh Thuan Ngo favoreció esa sensación de inestabilidad para añadir picante a los últimos compases y así extender la incertidumbre en el asedio de los centroamericanos hasta que Vu, de penalti, sentenciaría el resultado cuando restaba menos de un minuto. De esta forma, con un gran 4-2, Bruno García sumó los primeros puntos de Vietnam en un Mundial.

Italia remonta con orgullo

Aunque suene extraño, Italia y Paraguay respetaron su deporte con mayor ímpetu que la dominadora Brasil. El ritmo que se evidenció desde el primer minuto entre ambas selecciones fue como el aire fresco que entra por la mañana en un día caluroso: compensó al aficionado que trasnochó después de casi irse a la cama con el sopor brasileño. Desde el primer momento, el juego semidirecto de Italia y la aceleración a toda pastilla paraguaya quisieron contentar a los aficionados que hicieron el favor de presenciarles.

Hay algo de excitante cuando el espectador nota que la pelota arde y los propios jugadores dan toques cortos a la misma a modo de provocación. Las intervenciones cortas ayudan a que el ritmo se precipite y la imprevisibilidad aflore. Y que se enfanden los entrenadores, claro, como lo estaría Menichelli al comprobar que la defensa en zona de su equipo en un córner desembocó en un gol en contra de Juan Salas, quien entró al área adversaria como si estuviera forrada con terciopelo rojo. Otro gol más a balón parado en el campeonato y otra (posible) sorpresa en ese momento.

Italia se iba asentando en la cancha, pero no perdía la costumbre de dejar la marca de sus rivales a gusto del espíritu santo. Era notorio que algo ocurría en la comunicación de los propios jugadores porque tanto despiste era casi incomprensible. Sin saber cómo, en un balón en largo Fortino se quedó solo ante el meta paraguayo y tampoco acertó a embocar, para así completar la nómina de jugadas con misterio en el partido. Lo cierto es que lo único que podría concebirse como normal era que el empate de los transalpinos llegara de estrategia. Y así fue, con un disparo lejano de Gabriel Lima para dejar la equidad a un gol, que no quedaría así al descanso, puesto que de nuevo Juan Salas llegaría al segundo palo para empujar la bola tras una transición ofensiva deliciosa en la que Rejala le dedicó un pase tenso preciso.

A la vuelta Italia se tuvo que poner las pilas y en un ejercicio de orgullo le endosó un parcial de 0-3 a Paraguay y daría la un vuelco al marcador. Romano, Kaká y Merlim contribuirían a que los tres puntos se los apuntaran, gracias a la reacción final, los europeos.

Antonio Pulido
Twitter: @Ninozurich

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada