miércoles, 14 de septiembre de 2016

La crónica | Rusia reaparece y Tailandia resucita

Grupo B | Rusia reaparece y Tailandia resucita


Rusia refuerza su candidatura al título con una sólida y contundente victoria por 1-6 ante Egipto. Los de Skorovich están clasificados para la siguente fase. A ese punto desea llegar Tailandia después de remontar (y ganar) a Cuba en un partido extrañísimo (8-5).

Foto: FIFA

Las dudas que ligeramente despertó en la primera jornada Rusia quedaron en nada después de la goleada que endosaron los europeos a Egipto, demasiado blanda y sin recursos cuando se encontraba amordazada. Por otro lado, Tailandia se rehizo de la derrota ante Rusia y sumó sus primeros tres puntos no sin antes sufrir más de lo debido ante la efectiva Cuba.

Rusia refuerza su candidatura

Para qué voy a tardar -pensaría Rusia- en abrir la lata si quiero vivir un partido tranquilo. Además -siguió pensando-, debo aprovechar que a Davydov le ha poseído no se sabe qué que está motivado. Dicho y hecho. A los 12 segundos, el ruso aprovecharía una cesión de Chiskala en la primera jugada para batir a Gamal y empezar de la mejor forma posible la segunda jornada. No contento con ello, el propio Davydov fue el protagonista de un precioso eslalon en campo contrario (caño incluido) para desarbolar al equipo africano y servir en bandeja el tanto a Eder Lima, siempre con la caña.

Rusia estaba comodísima en la cancha y creaba infinidad de ocasiones con unos tintes que hacía tiempo que no esbozaba. Egipto, enclaustrada por la presión rusa, se limitó a correr con poco acierto. Rómulo anotó el 0-3 de un disparo certero y Niiazov añadiría un gol más de renta antes del descanso como guinda a una primera mitad en la que los europeos destrozaron a su adversario con el juego de pívot.

A los 30 segundos de la reanudación, para no cortar el ritmo, Eder Lima firmó el quinto de un disparo potente en una pelota "que pasaba por allí". Y Rómulo, en otra de similares características, también la reventó para poner el 0-6 sin mayores complicaciones. Mizo pondría el gol del honor para los egipcios en una falta indirecta y sellar así el resultado. Disculpen, amigos lectores, si esta crónica no respondió a sus expectativas, pero, créanme, el choque entre ambos países no dio para más. Rusia es la primera selección que se clasifica para la siguiente fase.

Tailandia rebobina y salva la situación

La lógica, en el segundo partido del Grupo B entre Tailandia y Cuba, parecía no estar de guardia a las tres de la mañana (hora española). Un servidor, que suscribe estas palabras, no se sabe si inducido por el cansancio o por alguna sustancia estupefaciente transmitida por el aire, evidenció algunas rarezas en la primera parte que enfrentó a estos dos conjuntos. En primer lugar, la Tailandia de Miguel Rodrigo hacía casi todo bien: mantenía la posesión y triangulaba con efectividad hasta el área rival. Sin embargo, no remataba cuando tenía la portería desguarnecida.

En esto que Cuba llegó en tres ocasiones y se apuntó tres goles para aprovechar las pocas migajas que le dejaron (Domínguez, Baquero y Marrero). Pura pegada, pero pegada ridícula porque a Tailandia se le puso cara de tonto. Cuando los asiáticos se dieron cuenta de que estaba permitido disparar, recortaron por dos veces la distancia gracias a Thaijaroen y Sornwichian. Poco después, volvió el humor a la cancha azul dl Coliseo Iván de Bedout en Medellín cuando el árbitro se inventó un lanzamiento de 10 metros para los centroamericanos, que fallaron, pero que Mariño introdujo para continuar con la anécdota. Las risas siguieron cuando Cuba, a falta de tres segundos para que finalizara la parte, cometió la sexta falta y, en ese lanzamiento, Tailandia se puso a sólo un gol (Thueanklang). Una tragicomedia.

Proseguirían las rarezas en la segunta mitad. Los asiáticos empatarían a los cuatro minutos por medio de Sornwichian, aunque la alegría le bastaría, exactamente, 30 segundos, pues Domínguez volvería a adelantar a los suyos Sin embargo, ahí nació el orgullo tailandés para darle la vuelta a la situación y, con un parcial de 4-0, no dejar que el triunfo se les escapase merced a los goles de Chudech, Wongkaeo y Thueanklang (x2). Respiraba así Miguel Rodrigo tras un encuentro en el que las taquicardias a punto estuvieron por aparecer y aguar la posible fiesta.

Antonio Pulido
Twitter: @Ninozurich

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada