martes, 27 de septiembre de 2016

Irán - Rusia: oportunidad única

Irán y Rusia se medirán en la madrugada del martes al miércoles (02.00 horas en España) por un puesto en la final. Ninguno de los dos ha estado jamás en el último duelo de un torneo mundial, por lo que es una ocasión irrechazable. El ganador esperará al vencedor del Argentina - Portugal que se disputa mañana.

Foto: AFP / FIFA

Irán y Rusia abrirán las semifinales con su duelo en el Coliseo Ivan Bedout de Medellín. En juego, nada más y nada menos, que un puesto en la final del Mundial de Colombia. Sea el que sea el clasificado, será la primera vez en la que esté luchando por el título de campeón del mundo. Esta semifinal es la que debía ser según los pronósticos previos el clásico duelo entre España y Brasil, pero esta edición de 2016 es, sin duda, la más sorprendente de todas las que se han disputado hasta la fecha.

El choque entre asiáticos y europeos está más abierto que nunca, más si cabe si nos ceñimos a lo visto durante todo el torneo, en el que pocas veces se está cumpliendo con el papel de favorito que pueda tener un combinado en un partido en concreto. Con estas circunstancias, cualquier pronóstico inicial puede quedar en aguas de borrajas a la conclusión de los cuarenta minutos de juego (o de los cincuenta, que es otra de las características de este mundial anómalo).

Será la segunda semifinal para Irán, que ya estuvo en esta ronda en 1992, y la cuarta para Rusia, que nunca ha sido capaz de superar esta penúltima eliminatoria en sus anteriores presencias (1996, 2000 y 2008).

Así llegan

Irán llega a la cita después de vencer en cuartos de final a Paraguay en la prórroga gracias a un tanto de Esmaeilpour a 22 segundos del final. Fue el propio iraní el encargado de ejecutar el penalti con el que en octavos el campeón asiático daba la mayor sorpresa de la historia de los mundiales venciendo al eterno campeón, Brasil. Antes, Irán había finalizado la primera fase en tercera posición del Grupo F tras perder en su debut con España, ganar a Marruecos y empatar con Azerbaiyán.

Por su parte, Rusia se presentó en semifinales después de ganar al otro conjunto que ha sido campeón del mundo en alguna edición: España. Los rusos, con una victoria en 21 precedentes, se sacaron una de las muchas espinas que tienen con los españoles y se impusieron por un contundente 6-2. Antes, en octavos, venció sin apuros a Vietnam (7-0) y lideró el Grupo B de la primera ronda con otras tres victorias (Tailandia, 4-6; Egipto, 1-6; Cuba, 1-7).

Los iraníes, esperanzados

En la previa del duelo de semifinales, en la expedición de Irán se palpa positivismo. Aún sabiendas que no son favoritos no cierran la puerta a seguir haciendo historia y, al menos, mejorar la cuarta plaza de 1992 en Hong Kong. Así, su goleador de oro, Ahmad Esmaeilpour, ha asegurado en la previa que “hacía 24 años que no nos metíamos en semifinales. Por eso, nuestro primer objetivo era igualar esa marca, y ya lo hemos cumplido. Ahora queremos conseguir al menos la tercera plaza y colgarnos una medalla”.

El jugador iraní reconoció que preferían medirse a España en semifinales ya que “nos habría gustado enmendar los errores que cometimos en el primer partido. Creemos que aquel 1-5 no refleja la diferencia real entre ambos equipos. Nos habría gustado tener esa oportunidad, pero Rusia es nuestro próximo rival y estamos preparados”.

Por su parte, Seyed Nazemalsharieh, seleccionador de Irán, argumentó en la previa al choque ante Rusia que es lo que tiene que hacer su equipo si quiere estar en la final. “Hemos disputado muchos amistosos contra Rusia. Por lo tanto, sabemos cómo debemos jugarles. Para ganar, tendremos que mantener la calma hasta el final y encontrar nuestro camino", finalizó.

David Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada